Inicio / Nacional / Fundación Jubileo afirma que Bolivia no tiene gas para industrialización
Según la Fundación, con base en datos de 2016, los volúmenes máximos de demanda total, exceden la capacidad actual de producción.

Fundación Jubileo afirma que Bolivia no tiene gas para industrialización

El Ministerio de Hidrocarburos proyectó que en 2016 la demanda de gas será de 99,85 MMmcd, de los cuales incluso iba a sobrar un excedente de 11,75 MMmcd.

Página Siete/

El país no cuenta con un excedente de gas natural como para abastecer los requerimientos de los proyectos de industrialización ni siquiera la del Mutún, como proyectó hace nueve años el Gobierno, señala un estudio de la Fundación Jubileo.

“No se cuenta con los excedentes necesarios para la industrialización, proyecto que ya tiene un retraso de más de cinco años, de acuerdo con lo proyectado por la EBH (Estrategia Bolivia de Hidrocarburos)”, señala el documento   ¿Qué pasó con la Estrategia Boliviana de Hidrocarburos?

Según la Fundación, con base en datos de 2016, los volúmenes máximos de demanda total -mercado de exportación e interno- exceden la capacidad actual de producción, tomando en cuenta que la demanda promedio anual tanto de Brasil como de Argentina no llega al máximo, de lo contrario no se lo podría satisfacer.

Menciona que en 2008 el Ministerio de Hidrocarburos elaboró la  Estrategia Boliviana de Hidrocarburos (EBH), que plantea  la línea para conducir la administración y gestión de la actividad hidrocarburífera del país.

Cita que las expectativas de  producción de la EBH estaban respaldadas por una demanda proyectada.

Por ejemplo, en su demanda de proyección de gas natural en 2016  contempla un pedido de 7,7 millones de metros cúbicos día (MMmcd) para el proyecto del Mutún y un volumen de 7,6 MMmcd para la industrialización (ver cuadro), lo que con la entrega al mercado interno y externo el total de demanda sería de 99,85 MMmcd, de los cuales incluso debería sobrar un excedente de 11,75 MMmcd.

Sin embargo, el estudio señala que se evidencia una demanda real en el que no incluye ni el Mutún ni la industrialización, tomando en cuenta que ambos a la fecha no arrancaron; asimismo, los mercados de exportación sólo pidieron volúmenes menores a los máximos contractuales.

Es decir, la demanda del combustible a 2016 alcanzó los 55,3 MMmcd y no los 88,1 MMmcd, como proyectó el Gobierno.

Las conclusiones y retos

De acuerdo con las conclusiones de Jubileo, a la fecha después de aprobar la EBH, hace más de ocho años, no se logró establecer una política efectiva para promover la inversión en exploración, si bien se suscribieron varios convenios de estudio, la gran parte no logró incorporar nuevos prospectos.

A la fecha no se cuenta con una certificación de reservas actualizada, en el marco de la Ley  3740, lo que genera especulaciones por parte de actores públicos y privados sobre el potencial actual.

Asimismo, si bien se logró incrementar las inversiones en los megacampos, lo que hizo subir la producción, no se acompañó con una reposición de reservas.

“El país perdió una gran oportunidad. Durante una época de precios altos el escenario era muy favorable para la atracción de inversiones en exploración y explotación, y fue aprovechada de la mejor manera. Ahora con un precio internacional del petróleo bajo se hace más complicado incrementar las inversiones en exploración y explotación, ya sea de parte de YPFB,   con  los contratos de operación o de servicios”, observa.

También aconseja que como la EBH se elaboró en  2008, bajo un escenario  distinto al actual en términos de precios internacionales, nuevos competidores como el LNG, mayores volúmenes de producción de gas de esquisto en otros países, etc.

“Es imperante que las entidades del sector hidrocarburífero generen una nueva estrategia para reconducir el sector y la base debe ser la aprobación de una nueva Ley de Hidrocarburos”, sugiere Jubileo.

Este fin de semana, el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, afirmó que sobre el proceso de industrialización se tuvo avances “importantes”.

Por ejemplo, dijo que se implementaron  nuevas plantas  separadoras como la de Río Grande, Gran Chaco “Carlos Villegas”, la planta de GNL, la planta de Amoniaco–Úrea y actualmente en ejecución la Planta de Tuberías y Accesorios de la ciudad de El Alto, para los cuales se destinó una  inversión de 2.135 millones de dólares.

No obstante, de todas ésas la que demandará gas natural para su producción es la de úrea y amoniaco, que fue inaugurada el anterior mes, pero a la fecha no entra en fase de operación debido a la falta de mercados de exportación para su producción.

La reestructuración  del sector

Plan Según la Fundación Jubileo, con base en  la Estrategia Boliviana de Hidrocarburos, hubo  varios intentos de refundación y reestructuración de YPFB desde  2004; sin embargo, los mismos no se han reflejado en un cambio sustancial de la empresa petrolera nacional para convertirla en un operador de las actividades de exploración y explotación en los escenarios nacional e internacional.

Aciertos La recuperación de empresas capitalizadas fue un importante avance para el país; sin embargo, hoy se ve amenazada por la falta de visión en la articulación eficiente de éstas a la estructura de YPFB. Un claro ejemplo es que se cuenta con tres empresas de YPFB Corporación dedicadas a la actividad de transporte, con costos administrativos y de gestión que,  supone, observa el estudio.

Debilidades Falta fortalecer la transparencia y es casi “inexistente” el acceso a información oportuna de la gestión del sector hidrocarburos, agrega la Fundación Jubileo.

About Usuario Web

También le puede interesar

Comisión del Senado aprueba en grande el proyecto del Código de Sistema Penal

El proyecto de Código de Sistema Penal levantó algunas susceptibilidades, sobre todo en el sector …