Inicio / Internacional / “NO LLEGUÉ POR UN GOLPE”, DIJO TEMER

“NO LLEGUÉ POR UN GOLPE”, DIJO TEMER

Michel Temer, presidente de Brasil. (Foto: Internet)

El presidente opinó que la ética en la política es fundamental y afirmó que sabe gobernar.

Brasil/Télam

El presidente interino de Brasil, Michel Temer, rebatió a la mandataria suspendida, Dilma Rousseff, al negar que haya habido un golpe de Estado, y afirmó que si está en el gobierno es consecuencia de la Constitución. Pero no aludió a su ahora ex ministro, Romero Jucá, que debió apartarse del cargo porque en un audio dijo que el impeachment (juicio político) contra la jefa de Estado era necesario para parar la investigación de la corrupción en Petrobras.
“Quiero refutar a quienes todo el tiempo dicen que en Brasil hubo una ruptura constitucional, porque eso no es cierto, porque yo soy producto de la Constitución”, declaró al iniciar una reunión con sus ministros y un nutrido grupo de parlamentarios.
Temer indicó que el proceso que ha llevado a la suspensión de la mandataria de sus funciones, para responder a un juicio político que puede acabar con su destitución, se realiza dentro de las normas democráticas y no puede ser interpretado como un golpe, como repiten a los cuatros vientos Rousseff y sus partidarios. Por el contrario, sostuvo que con sus ministros han comenzado a reinstitucionalizar al país y que lo harán en cooperación estrecha con el Congreso, en lo que definió como un “semiparlamentarismo”.
Temer no aludió directamente a su ahora ex ministro Jucá, titular de Planificación que duró 10 días y el lunes pasado dejó el cargo después de un polémico audio revelado por el diario Folha de San Pablo en el que conversa con el ex senador, Sergio Machado, quien para evitar una condena dura en la Justicia acordó delatar a sus cómplices, y en ese contexto grabó al suspendido ministro de Planificación.
Temer afirmó que sabe gobernar y declaró que la ética en la política es fundamental. “Es lo que la gente pidió en las calles, en las manifestaciones previas a la suspensión de Rousseff”, sostuvo.
El presidente interino gobernará al menos durante los 180 días en los que permanezca suspendida Rousseff, que suponen que es el plazo que el Senado tiene para realizar el juicio político. En caso de ser absuelta, la Presidenta recuperaría el poder, pero si fuera destituida Temer deberá completar el mandato que vence el 1° de enero de 2019, cuando le entregaría el cargo al ganador de las elecciones previstas para octubre de 2018.
El mandatario también anunció un paquete de medidas que reducirán el gasto público -que requieren la aprobación del Congreso-, junto al ministro de Hacienda, Henrique Meirelles. “Estamos presentando medidas para ajustar el gasto público y permitir una recuperación en el medio plazo”, afirmó Temer al explicar el conjunto de iniciativas enviadas al Congreso.
Subrayó la importancia de que el nuevo modelo económico lleve a la iniciativa privada a colaborar con el país. El objetivo de estas medidas, que reducirán los gastos del Estado, es sanear la economía para retomar el crecimiento, reducir el desempleo y alzar a la clase media a los más pobres.
El mandatario dijo, para explicar las medidas que propuso, que un gobierno interino no significa que el país tenga que parar.
El lunes, Temer realizó su primera visita al Congreso, donde fue recibido por la oposición al grito de “¡golpista!”. Ayer los adversarios del gobierno prometieron obstruir la aprobación de las medidas económicas.

About Usuario Principal

También le puede interesar

Más de la mitad de los venezolanos bajó 11 kilos en el 2017

Una encuesta realizada anualmente las principales universidades de Venezuela afirma que más de la mitad de los …