Inicio / Frontera Informativa / ORÁN: POBLADORES TEMEN QUE EL RÍO BLANCO VUELVA A DESBORDARSE EN VERANO

ORÁN: POBLADORES TEMEN QUE EL RÍO BLANCO VUELVA A DESBORDARSE EN VERANO

Este año varias comunidades originarias dispersas en los cerros fueron afectadas por las inundaciones. Piden la construcción de defensas y canalizaciones.

Varias familias viven próximos a la cuenca. (Foto: El tribuno)
Varias familias viven próximos a la cuenca. (Foto: El tribuno)

Hay preocupación en Orán ante la proximidad de la época de lluvias y el retraso en la realización de obras de contención y canalización en el río Blanco.
Son más de 900 familias las que viven en varios parajes que integran la cuenca del río.
Si bien la Secretaría de Recursos Hídricos de la Provincia trabaja en un proyecto de encauzamiento y de defensas del río Blanco, los pobladores expresaron, ante la proximidad de la época estival, su temor ante futuros desbordes, tal como ocurrió el verano pasado y que dejó incomunicadas a varias comunidades.
En igual sentido, se manifestó Manuel Gutiérrez, jefe de Defensa Civil de Orán. “Quedan dos meses para que comience la época de lluvias y las obras en los ríos Blanco y Pescado no empezaron”, dijo a El Tribuno.
Destacó que son necesarias obras de defensa y canalización del río Blanco y del puente que lo atraviesa, en la ruta 50. “Tememos que en alguna crecida, el agua alcance el puente”, afirmó.
También hizo referencia a la ruta provincial 18, que corre paralela al río. “Es necesario hacer obras allí, ya que el verano pasado la ruta se convirtió en un cauce paralelo del río Blanco”.
El temor entre la gente
Por su parte, Ceferino Zárate, presidente de la comunidad Tinkunaku, informó que para fin de mes está prevista la visita de un equipo técnico de la Secretaría de Recursos Hídricos para determinar las obras que deben hacerse.
“Pedimos que hagan un estudios hídrico de la cuenca alta, media y baja del río Blanco. Allí hay numerosas comunidades, como Tinkunaku, San Ignacio, La Junta y demás. Son unas 900 familias las que están en riesgo. Contó también que la gente está muy preocupada y que si bien faltan un par de meses para que comiencen las lluvias, el hecho de que los escuchen y se pueda iniciar algún tipo de obra es valioso para los pobladores.
En tanto, desde Defensa Civil aseguran que la preocupación es grande. “No tenemos cómo enfrentar una creciente en caso de volver a producirse. Ello sobrepasa nuestra capacidad operativa. El verano pasado agricultores y empresarios de la región prestaron sus tractores, topadoras, lanchas y helicópteros. Gendarmería y Bomberos trabajaron junto a nosotros”.
Las causas
El titular de Defensa Civil de Orán señaló que nunca antes les tocó vivir una crecida del río de esa magnitud. Señaló que entre las causas de esta situación se destacan el desmonte de la región, los incendios forestales de los últimos años y también la descontrolada extracción de áridos en las márgenes del río. “Las empresas sacan los áridos cerca de la ruta 50. Cavan sin control y después por ahí ingresa el agua”.
Incomunicados más de dos meses
Finalmente, Gutiérrez recordó los momentos dramáticos que vivieron las comunidades de los cerros, que estuvieron aisladas y padecieron las consecuencias de la falta de previsión. “Durante dos meses, hasta mayo pasado, debíamos llevar en helicóptero mercadería, remedio y agua potable. Las clases recién pudieron comenzar en mayo pasado”.

About Usuario Principal

También le puede interesar

Salta: Extienden la ayuda para los inundados cerca del río Bermejo

Desde el gobierno nacional argentino ordenaron enviar más soldados del ejército para asistir a los …