Inicio / Frontera Informativa / SALVADOR MAZZA RECORDÓ A LOS PRECURSORES AL CELEBRAR SU 68º ANIVERSARIO

SALVADOR MAZZA RECORDÓ A LOS PRECURSORES AL CELEBRAR SU 68º ANIVERSARIO

Es una de las localidades más jóvenes de la provincia. Las instituciones participaron del tradicional desfile ante autoridades provinciales y municipales.

La casa de la maestra y la primera escuela de Salvador Mazza. (Foto: El Tribuno)
La casa de la maestra y la primera escuela de Salvador Mazza. (Foto: El Tribuno)

Salvador Mazza/El Tribuno

El sábado pasado, Salvador Mazza estuvo de fiesta al celebrarse 68 años de su fundación institucional. De esa manera, la localidad fronteriza (también conocida como Pocitos, nombre de la estación ferroviaria), aparece como una de las localidades más jóvenes de la provincia. La realidad es que varias décadas antes, el Pórtico Norte de la patria ya comenzaba a recibir a aquellos primeros habitantes que echarían raíces en ese alejado e inhóspito lugar de nuestro país.
El primer resguardo aduanero se creó en 1910 y su precario edificio se construyó en la margen sur de la quebrada internacional, donde más tarde se construyó la cabecera del puente que coincide con el complejo aduanero actual. En ese entonces, los primeros pobladores se ubicaron muy cerca de lo que, con los años, sería el primer tramo del Ferrocarril Belgrano y como la población no dejaba de crecer, el Gobierno de la Provincia inauguró una delegación municipal que dependía de su vecina localidad de Aguaray.
Primer delegado comunal
El maderero José Ernesto Aparicio fue el primer delegado municipal. Provenía de la zona de Campo Durán y se instaló en el paraje La Pista con un aserradero de su propiedad. Desde allí llevaba la electricidad al pueblo y con madera de su establecimiento hizo construir las canaletas desde la toma de agua hasta el pueblo y aquel pintoresco y vistoso primer edificio de dos plantas, de madera, con el que contó el municipio de frontera.
Para ese entonces, varios inmigrantes que comenzaban con diferentes actividades comerciales, como Guillermo Katz, instaló un negocio de ramos generales al que denominó Casa Adela, en honor a su esposa. También llegó Miguel Acosta, dueño de una gran carnicería y arribaron los primeros gendarmes como Santiago Madeo y Alberto Cruells. Los puesteros Figueroa, Ladrié y Ruperez, quienes unos años antes habían instalado sus emprendimientos ganaderos, formaban parte de aquel puñado de pobladores.
El lugar era transitado diariamente por carreros que transportaban todo tipo de mercancías y animales en pie, pero también el caucho que de contrabando entraba desde Bolivia por un camino ubicado al pie de las serranías del oeste, las mismas que le dan un vistoso marco a ese lugar de la geografía salteña. El mayor oleaje de pobladores llegó de la mano de la exploración del petróleo en la zona de Madrejones, al este de la actual localidad fronteriza, pero hasta entonces Salvador Mazza ya contaba con la primera escuela de frontera.
La primera escuela 
En el año 1940, una docente salteña de 25 años, que residía en Salvador Mazza desde hacía un tiempo, inauguró la que habría de ser la primera institución escolar de la localidad. María Julia Escalera estaba casada con José Cazón, a su vez, el primer comisario que tuvo el pueblo. Vivían sobre la actual calle Belgrano y en un habitación de su casa, construida de paredes de barro y techo de paja, le dio vida a la primera escuela que comenzó sus actividades en ese lugar. Eran 30 chicos, todos de diferentes edades (hoy denominado plurigrado), a los que la señorita Julia les daba clases intentando integrarlos y el ya desaparecido Consejo Nacional de Educación le otorgó a la escuela el número 249.

About Usuario Principal

También le puede interesar

Argentina: Incautan más de 3,5 toneladas de marihuana, en un camión de mudanza

El camionero fue detenido. En este y otros dos operativos, secuestraron siete toneladas de la …