Inicio / Frontera Informativa / TARTAGAL: CONFIRMARON UN CASO DE RABIA ANIMAL

TARTAGAL: CONFIRMARON UN CASO DE RABIA ANIMAL

Desde bromatología aseguran que el veterinario que asistió al animal no reportó el caso ni cumplió con los protocolos.

caso de rabia animal
La dirección de Bromatología de la municipalidad de Tartagal recibió la confirmación, luego de realizados los estudios de rigor, que un puequeño can de una vivienda ubicada en Villa Saavedra murió como consecuencia de rabia. Pero lo grave de la situación es que el animal antes de morir mordió a la propietaria de la vivienda y al parecer también a su esposo . La dueña del perrito, que recibió la lesión en su mano cuando el animal ya estaba enfermo, se fue de Tartagal a la capital de la provincia sin haber completado el tratamiento que corresponde a este tipo de situaciones y que había iniciado en el hospital Juan Domingo Perón. El animal enfermo convivía con otros canes que luego de que la propietaria de la vivienda se ausentara de Tartagal permanecen en la vivienda. Solo un hijo de la propietaria – que reside en la Colonia Santa Rosa- se acerca a darles agua y comida.
El médico veterinario Guillermo Alesso, ex director de bromatología quien fue convocado a ocupar nuevamente su cargo a pesar de haberse jubilado dado lo preocupante del cuadro que se planteó en Tartagal refirió que “esta es una situación que amerita la responsabilidad de todos, propietarios y profesionales tanto médicos como veterinarios. Pero no es la primera vez que lamentablemente este colega atiende a un animal con síntomas de rabia y no lo reporta. No reportar un casos sospechoso y menos confirmado como lo establecen los protocolos es algo muy grave porque atenta contra la salud de todos tratándose de animales que conviven con los miembros de la familia” consideró Alesso.
Detectado en el hospital Perón
Todo el caso de rabia animal, según recordó el médico Alesso se detectó en el hospital Juan Domingo Perón cuando la propietaria de un perro cuya vivienda se encuentra en Villa Saavedra “llegó a la consulta por una lesión que presentaba en los dedos de su mano, luego de haber sido mordida por su perro cuando se disponía a alimentarlo. Cuando la médica que la asistió le consultó sobre las circunstancias en que fue atacada, la mujer le relató que el animal ya había muerto pero que por sugerencia del veterinario particular que asistió a su mascota, lo había guardado dentro de un freezer, al parecer en la veterinaria que se encuentra frente al hospital Perón”.
Alesso recordó que cuando la médica comprobó sus dichos dio parte en forma inmediata a la Dirección de bromatología municipal de Tartagal; se enviaron a Salta a Zoonosis las muestras del cerebro del animal lo que confirmó las sospechas: que había muerto como consecuencia de la temida enfermedad.
El veterinario Guillermo Alesso agregó ó que “toda la situación es confusa pero lo único certero es que el perrito murió de rabia, que la propietaria se colocó una vacuna pero no continuó con el tratamiento porque se fue a Salta; no sabemos cómo el animal que murió de rabia se contagió de la enfermedad. Sabemos que convivía con otros perros pero tenemos que tener la autorización de la propietaria- que no está en Tartagal- para ponerlos durante 10 días bajo vigilancia. El otro médico veterinario de la dirección de bromatología junto a la doctora Gladys Paredes fueron a hablar con este veterinario para conocer más sobre el caso. Los trató bastante mal, les dijo que él no lleva un registro y que es la dueña la que tiene el carnet donde consta o no si recibió la vacuna antirrábica. Lo que hizo fue confirmar que era rabia pero no sanemos si el animal murió o lo mataron; pero es habitual que este veterinario actúe de esa manera , lamentablemente” expresó Alesso visiblemente molesto.
El médico Alesso, en relación a las medidas que se adoptaron explicó que ” se está realizando una vigilancia exhaustiva para saber si otros perros de la misma zona murieron y porqué causas para descartar que se traten de otros casos de rabia . Hasta el momento no tenemos casos sospechosos pero estamos revacunando a todos los perros de la zona. Lamentablemente el animal que murió no fue reportado como vacunado por bromatología y tampoco tenemos la certeza que el veterinario particular que lo asistió le haya colocado anteriormente las vacunas correspondientes” explicó Alesso.
Se cumplió con todo el protocolo
El médico veterinario Rafael Rodriguez que asistió al perro que murió como consecuencia de rabia dió otra versión de los hechos y aseguró que “cuando la propietaria de este perrito de raza caniche me comentó que su mascota la había mordido informé al hospital Perón donde la paciente comenzó a recibir el tratamiento. Me comuniqué con zoonosis de la provincia y como era día viernes, el lunes siguiente, enviamos la cabeza del animal para que desde allí se envíen las muestras al instituto Pasteur que confirmó el disgnóstico”.
Rodriguez consideró que “a partir de allí terminó mi tarea y la dirección de Bromatología deberá realizar el seguimiento para saber si el perro que contagió al caniche no mordió a otros animales, lo cual es altamente probable. Por lo que me dijo la propietaria, el perrito la mordió a ella y también al esposo. Por mi parte actué como corresponde” expresó Rodriguez.
El veterinrio Rodriguez dijo desconocer si el animal había sido vacunado “porque no lo trataba en forma frecuente; la dueña solo me consultó cuando lo vio enfermo”.

FUENTE: RESUMEN TARTAGAL

About Usuario Principal

También le puede interesar

Argentina: Incautan más de 3,5 toneladas de marihuana, en un camión de mudanza

El camionero fue detenido. En este y otros dos operativos, secuestraron siete toneladas de la …