Inicio / Frontera Informativa / Un bebé murió decapitado durante el parto en el Hospital de Tartagal
El Hospital Juan Domingo Perón de Tartagal. Foto: Internet

Un bebé murió decapitado durante el parto en el Hospital de Tartagal

Una terrible denuncia de mala praxis fue radicada el martes en Tartagal, donde un feto de 22 semanas murió decapitado cuando el personal médico trabajaba en el parto natural de una mujer de la comunidad de La Bendición, en Salvador Mazza.

El Tribuno/

La tragedia ocurrió ayer mismo cuando Reina Natalia Velázquez (30) entró prematuramente en trabajo de parto y debió ser trasladada en ambulancia derivada desde el hospital de Salvador Mazza al Hospital Juan Domingo Perón de Tartagal. Allí fue acompañada con su marido quien, como él describe en la denuncia, sale un momento para comprar pañales -según le había solicitado una enfermera- y es al regresar que toma conocimiento, por parte de su esposa de que el bebé habría fallecido.

Inmediatamente acude por explicaciones a la sala de guardia pues quería ver al bebé pero el personal allí le advierte que debía esperar al médico para que le entreguen el cuerpo. Al volver con su mujer ella le explica que al momento del parto no sabe si fue el médico o la enfermera pero que alguno de los profesionales “tironeó la cabeza del bebé para luego quedar desprendida del cuerpo”.

El sufrimiento luego fue mayor para la madre pues debieron trabajar forzosamente para sacar la totalidad del bebé fallecido. Por esa razón quedó internada hasta hoy que fue dada de alta.

El Hospital confirmó a este medio la denuncia y afirmó que el caso está judicializado con lo que ya se practicó una autopsia al cuerpito que, al momento que iba a nacer pesaba 700 gramos. Así lo expresó el gerente del nosocomio, José Fernández, quien explicó que la cabeza del bebé prematuro “quedó encajaba” al momento de nacer y cuando se lo intenta extraer es que se produce la decapitación. Tal situación, advirtió, es factible en casos de bebés tan prematuros y antes no se había procedido a la cesárea porque la paciente ya presentaba 11 centímetros de dilatación.

Sin embargo desde el Ministerio de Salud dijeron que el feto ya se encontraba sin vida y debían sacarlo para que la madre no corra riesgos.

La entrega del cuerpo 

El cuerpo del feto le fue entregado al padre del niño cerca de las 18.30 según describe en la denuncia. “Siendo las 18.30 el médico C.C. le hizo entrega del cuerpo en una bolsita de color blanco y es ahí que el denunciante observó que la cabeza del bebé estaba desprendida del cuerpo”, es lo que dice el texto. Allí también el padre del niño relata que no le saben dar explicaciones al momento y cómo no supo qué hacer con el cuerpito lo llevó en taxi hasta su comunidad.

Tanto Reina Natalia como su marido son de Salvador Mazza aunque viven en Buenos Aires y habían regresado para pasar las Fiestas con su familia.

About Usuario Web

También le puede interesar

Habilitan el puente Bailey, pero aparecen más cortes en la ruta 13

Un alivio para los casi 5.000 habitantes de Rivadavia Banda Sur. Ayer, luego de 10 …