Inicio / Nacional / VALLEGRANDE, EL PUEBLO BOLIVIANO QUE “OCULTÓ” LOS RESTOS DEL “CHE” DURANTE TRES DÉCADAS
ARCHIVO. La búsqueda de los restos del CHE en Vallegrande. (Foto: Getty)

VALLEGRANDE, EL PUEBLO BOLIVIANO QUE “OCULTÓ” LOS RESTOS DEL “CHE” DURANTE TRES DÉCADAS

Durante 30 años, ningún vallegrandino dijo públicamente saber dónde se encontraba Guevara, pero todos escucharon alguna vez los relatos de vecinos que aseguraban que allí seguían los restos en contra de las versiones de militares que aseguraban que el cuerpo había sido quemado o robado.

(Extraído de una nota de BBC Mundo)

Pasada la medianoche, el tractorista recibió la instrucción de levantarse de la cama. Él, junto a otros tres miembros del ejército boliviano, tenía una misión especial en ese 11 de octubre de 1967.

La tarea era nada menos que desaparecer el cuerpo de Ernesto Che Guevara.

El argentino-cubano había sido ejecutado un par de días antes y su cuerpo se encontraba en ese momento en el hospital de Vallegrande, un pueblo pequeño al sureste de Bolivia.

La muerte del Che significaba la derrota del foco guerrillero que intentó consumar una revolución como la cubana desde las serranías bolivianas.

Desbaratado el foco insurgente, quedaba un último gran asunto pendiente por resolver: que los seguidores del icónico revolucionario no tuvieran un lugar donde llorarlo ni ponerle flores.

Cumplida la misión, unas horas antes del amanecer, el tractorista y los otros militares juraron guardar el secreto.

1967-1997

El militar boliviano que rompió con el pacto de silencio y le confesó a Jon Lee Anderson (periodista de la BBC) que el cuerpo de Guevara estaba enterrado en la vieja pista de aviación de Vallegrande no fue muy preciso y por eso más de 200 fosas fueron cavadas entre finales de 1995 y mediados de 1997, cuando se encontraron los restos.

(Foto: Getty)

Como los huesos del Che no aparecían, al equipo cubano no le quedó más opción que acudir a los pobladores del lugar que durante décadas comentaban entre ellos los posibles sitios en los que fueron enterrados los guerrilleros.

Una de las hipótesis más descabelladas de ese entonces era que los huesos se encontraban en Langley, Estados Unidos, en el cuartel general de la CIA.

Lacio añade que su hermano fue un gran seguidor de Guevara y que cuando exhibieron su cuerpo “le sacó muchas fotos e incluso guardo un mechón de sus cabellos”.

Una de las fotos, algo descolorida y desgastada por el paso del tiempo, todavía está en su poder.

Ese hermano, fallecido hace unos años, era uno de los vallegrandinos que llegó a recibir ofertas económicas de la prensa internacional por revelar el paradero del Che y fue consultado por los cubanos que lo buscaban.

Él no quería que se lo llevaran y siempre se negó a cooperar.

La fosa

Una construcción parecida a la de una capilla rodea a la fosa en la que los huesos de Guevara permanecieron enterrados durante casi tres décadas.

Las paredes del lugar están cubiertas por fotos de todas las épocas de la vida del argentino-cubano.

Hay instantáneas de su infancia entre Rosario y Córdoba, de sus dos vueltas por Sudamérica en la juventud, de la llegada a México donde se encontraría con Fidel Castro y de la Sierra Maestra, ya convertido en comandante e ícono revolucionario.

¿Por qué desaparecieron al Che después de ejecutarlo?

En la mayoría de los casos, el cuerpo de un combatiente enemigo es devuelto a su familia para que sean los parientes más cercanos los que dispongan el destino final de los restos.

Aquello no se produjo con Guevara, pese a que en esa época circularon informaciones referidas a que su padre viajó desde Argentina a Bolivia para recogerlo.

“La orden fue que se hagan desaparecer los restos para que no haya un lugar de peregrinaje. Un lugar donde vengan los adoradores del Che a hacerles sus homenajes. Esa fue la idea y por eso se ordenó que se lo desaparezca”, explicó a BBC Mundo el general retirado Gary Prado

Prado fue quien dirigió la compañía del ejército boliviano que capturó a Guevara el 8 de octubre de 1967.

(Foto: Luis Velasco -BBC Mundo)

El 28 de junio de 1997, cerca al cementerio de Vallegrande, la máquina excavadora del equipo cubano de búsqueda impactó con una osamenta.

Después de remover la tierra con las manos, el uniforme de combate del Che vio la luz nuevamente casi 30 años después.

El cuerpo sin manos de Guevara apareció en una fosa común junto a los de otros siete guerrilleros.

Pocas semanas después de que se realizaron las pruebas forenses para confirmar la identidad del comandante, sus huesos aterrizarían en Santa Clara, la ciudad donde dirigió una de las victorias decisivas para el triunfo de la Revolución Cubana y en la que tiene un enorme mausoleo y una estatua que recuerda sus días victoriosos.

About Usuario Principal

También le puede interesar

Oruro: Fiscalía “nunca consideró” que una garrafa causara primera explosión

A diferencia del Ministerio de Gobierno que sostuvo que la primera explosión en Oruro fue …